¿Conviene remodelar para vender?



Para responder a esta pregunta habrá que hacer primero una diferenciación entre lo que es remodelar un inmueble y lo que es realizar acciones o tareas de mantenimiento y conservación.

Si hablamos de remodelación, como su nombre lo indica, es partir de lo que se tiene, modificarlo, cambiarlo o sustituirlo, desde luego con la intención de mejorarlo.

En tanto, los términos de mantenimiento y conservación, nos llevan al concepto de sostener la vida de lo que se tiene, mejorándolo de ser posible, reparándolo si lo requiere, y optimizándolo a fin de garantizar su funcionalidad, y por supuesto que, todo esto con la intención de no menoscabar la percepción de valor de la propiedad.

En mi experiencia, puedo afirmar que un inmueble que no ha tenido un mantenimiento aceptable, con frecuencia se ve muy afectado en el precio por lo que pienso que el mantenimiento correctivo o preventivo siempre debe atenderse.

Ahora sí, cómo podría usted determinar si le conviene o no remodelar un bien raíz para venderlo, la respuesta a este cuestionamiento la encontrará cuando defina lo siguiente:

  • Tiene un presupuesto disponible para éste fin.
  • Cuáles son las mejoras o cambios que estima necesarios o convenientes.
  • Cuánto tiempo podría llevarse su ejecución.
  • Por cada peso invertido cuánto va a ganar.
  • O quizás deba preguntarse… cuánto perderá si no las realiza.

Muchas veces sucede que la presentación de un inmueble es tan mala, aun cuando esté en condiciones funcionales, que hacen suponer que se llevará demasiado tiempo su comercialización, sino es que pudiera convertirse en una tarea casi imposible, y esto puede implicar pérdidas económicas importantes, por lo que se hace indispensable planear alguna inversión.

Por otra parte, también es factible que quien desea vender una propiedad no disponga del recurso económico suficiente a la mano o la liquidez suficiente para efectuar las mejoras o la remodelación que se requiere, y entonces se hace necesario recurrir a algún tipo de financiamiento.

Al hablar de préstamos pudieran existir diversas opciones, como por ejemplo los minicreditos online, pero el lector debe estar consciente de que al echar mano de este tipo de herramientas debe considerar que tienen costos financieros, sin embargo, en muchas ocasiones la oportunidad de la disponibilidad del dinero puede facilitar le ejecución de un buen negocio por lo que vale la pena sopesar objetivamente el costo-beneficio.

Un consejo final, antes de invertir en una costosa remodelación, pida la opinión de un profesional, y tome en cuenta que… Aquel que no oye consejo… Generalmente gasta demasiado.



Diana Reyes
Oportunidades Inmobiliarias
http://opinmobiliarias.blogspot.com

Antes de vender su inmueble


Cualquiera que sea el motivo para vender una propiedad, ya sea, por necesidades de ubicación, cuestiones de espacio, seguridad, estéticas, o prácticas, o quizás por razones financiera, para sacarle el mejor partido y facilitar una operación ágil, antes de colocar su anuncio de venta le sugiero considerar los siguiente:

  • ¿Cuánto vale? Investigue las ventas comparables de su zona o hable con un valuador o con un agente inmobiliario. En el momento de definir el precio considere el pago de los impuestos y las comisiones. Póngase en el lugar del comprador: ¿Qué desventajas o atractivos tiene la propiedad? Recuerde que es importante poner un precio justo: si es demasiado alto, su inmueble será ignorado.

  • ¿Está en posibilidad de vender? Es decir, dispone de la documentación legal necesaria y todo está en regla. Evítese contratiempos y haga los tramites que pudieran estar pendientes o que por su naturaleza pudieran llevarse demasiado tiempo (Por ejemplo la constancia de "libre de gravamen" que en México se tramita en el Registro Público de la Propiedad puede llevarse varias semanas), así estará listo en cuanto un cliente se decida.

  • ¿Está la casa lista para la venta o hay que efectuar reparaciones? Una inspección antes de la venta arroja a la luz problemas potenciales que podrían echar por tierra la venta, aquí tiene algunas sugerencias para realizar una revisión y definir un programa de mejoras:

En el exterior:

  • La pintura de la casa, ¿se encuentra en buen estado?
  • ¿El jardín está bien cuidado?
  • ¿Qué tal la acera de entrada y el lugar para estacionar los autos?
  • Atención con las paredes, ventanas y vidrios.

En el interior:

  • Para los olores, puede ventilar la casa y usar, de vez en cuando, atomizadores con fragancias. También puede poner búcaros con flores: esto embellece el lugar y es aromático. Las personas que fuman o que tienen perros quizá no noten el olor de sus cigarrillos o animales, pero alguien que no fuma o tiene perros, lo nota inmediatamente. Hablando de mascotas, guárdelas para evitarse problemas con gente desconocida.
  • La cocina y los cuartos de baño deben estar limpios y acogedores: el fogón, el horno y los azulejos deben relucir, igual que el piso. El horno y el refrigerador –es posible que el comprador los abra– deben estar impecables.
  • Las alfombras no deben tener olor ni manchas. No deje platos en el fregadero o encima del fogón, ni tampoco haga pescado frito ni col, ni nada que pueda ofender el olfato del comprador o su agente. Los gabinetes no deben tener un "brillo" de grasa acumulada.
  • En la cocina, igual que en el baño, todo debe funcionar a la perfección. ¿Funcionan bien las luces? ¿Se fundió un bombillo? ¿Gotea la llave del lavabo? ¿Tiene manchas la bañera o el lavabo?
  • ¿Qué tal las paredes interiores? ¿Están limpias? ¿De qué colores son? Recuerde, hay colores para todos y lo que es "bonito" para una persona, es feo para otra. Los expertos recomiendan pintar las paredes color blanco o un tono claro, para no "ofender" a nadie.

Prepárese para las entrevistas con los posibles compradores.

Siempre es bueno tener muy claras las ideas sobre lo que es importante resaltar al momento de presentar el inmueble, tenga a la mano una lista de las ventajas que ofrece la zona y la propiedad en sí, y especialmente señale la oportunidad financiera que representa su oferta, también prepárese para hablar de cualquier falla que tenga el inmueble. Los vendedores están obligados a divulgar los problemas que tiene una vivienda. Este requisito varía según el país o ciudad donde se encuentre el bien raíz, pero en general es necesario darlo a conocer al posible comprador para evitarse problemas futuros.


Diana Reyes 

Oportunidades Inmobiliarias 



Informar o vender

Muchas personas que ofrecen en venta o renta algún inmueble pierden de vista al anunciarse, que informar no es lo mismo que vender, y se quejan del demasiado tiempo que transcurre sin obtener los resultados que desean, además del alto costo que pagan por promocionarse.

Cuando alguien va a vender comida, generalmente no se anuncia mencionando la lista de ingredientes de su receta, se enfoca en resaltar su delicioso sabor y lo mucho que el comensal lo disfrutará al paladearlo, así como el bienestar físico o emocional que le proporcionará, entre otras cosas.

Por lo tanto, para promocionar adecuadamente un bien raíz hay que ofrecer más que una lista de características físicas. Eso de mencionar los metros cuadrados, la ubicación, las áreas en que está dividida, su antigüedad y el estado de conservación de la propiedad, no es quizás el mejor argumento para captar el interés de un posible cliente, y evidentemente, agregar a un anuncio fotos o un video sin el enfoque adecuado será insuficiente. 

Hay que tomar en cuenta que no solo se está vendiendo o rentando un inmueble, se está ofreciendo la posibilidad de satisfacer un conjunto de necesidades que su prospecto busca solucionar. Es decir, se están brindando beneficios, y quizás más de los que el cliente pensaba encontrar.

Por ello es imprescindible saber que se está vendiendo o rentando; y en este sentido, tomarse tiempo para conocer la vivienda en profundidad puede ser muy rentable. Identificar con precisión las características comerciales, físicas, financieras, y generales, le permitirán extraer los beneficios, y después será muy sencillo seleccionar las palabras adecuadas o claves para hacer su promoción, tomar las fotos o planear y crear un video que muestre esos beneficios.

Ya lo decía Napoleón, "Vísteme despacio que voy de prisa".


Si quiere optimizar los resultados de su promoción:

  • Dese tiempo para conocer a fondo la propiedad en cuestión (identifique los beneficios)
  • Preparé una buena ficha informativa (incluya las palabras clave).
  • Planifique fotos y video (concéntrese en los beneficios)
  • Identifique a su prospecto (diríjase a él, no a su cartera)


Diana Reyes
Oportunidades Inmobiliarias
http://opinmobiliarias.blogspot.com

¿Por dónde empezar?

Hablando de iniciar el año con nuevas metas y proyectos, hace algunos días recibí esta consulta y aunque ya he abordado este tema en otros momentos, pienso que compartirla ahora puede ser de provecho para muchos de mis lectores.

Hola, estoy muy interesado en iniciarme como corredor inmobiliario pero la verdad parto de cero, ¿podría ayudarme para saber por dónde empezar?

Soy de la ciudad de Zitácuaro Michoacán, y realmente quiero empezar bien por lo que deseo acercarme a quien pueda asesorarme. De antemano muchas gracias por su apoyo.


Como siempre, en primer lugar agradezco la confianza y en esta ocasión voy a iniciar por compartir mi experiencia personal.

En mi caso, hace más de 30 años atrás que me inicie, primero como parte de un negocio familiar en donde los que tenían más experiencia nos enseñaban a los jóvenes, en aquel tiempo no había muchas opciones, ni las facilidades tecnológicas y de comunicación que hay en la actualidad.

Después busque profesionalizarme con el apoyo de una empresa prestigiosa que brindaba capacitación constante, y aunque los ingresos y las comisiones eran muy bajas reconozco que fue una buena escuela; luego, a través de la AMPI pude hacer algunos diplomados y cursos, y así pasaron los años, intentando superarme mediante la práctica y acercándome a personas con más experiencia de quienes pudiera aprender.

Afortunadamente para usted ya no necesitas como yo, de mucho tiempo para capacitarse, experimentar que funciona y que no con sus naturales costos de aprendizaje, ni de andar buscando aquí y allá, ahora existen muchas universidades que ya incluyen licenciaturas o diplomados en Bienes Raíces, busque en su localidad. Además existe el camino rápido que se conoce como "Entrenamiento directo", de estos hay diversas opciones disponibles a través de Internet. Yo conozco varios, no todos son buenos pero si puedo recomendar tres.


Los tres son útiles, tienen cualidades diferentes, y son muy enriquecedores, pero tienen diferentes costos. Mi sugerencia es que se inscriba en los tres, descargue sus materiales gratuitos, y se de la oportunidad de conocerlos un poco, luego podrá elegir aquel con el que se sienta más cómodo para que sea su mentor. Enfóquese en una técnica y no revuelva demasiado porque si lo hace, después ni una ni otra le va a funcionar, y tome en cuenta que le estarán costando. Pruebe con una línea de trabajo hasta ver resultados y más adelanta podría ser bueno ampliar, innovar o modificar sus estrategias de trabajo.

Los bienes raíces son un buen negocio, muy lucrativo y satisfactorio cuando se realiza con verdadera vocación y profesionalismo.

Le deseo el mejor de los éxitos y seguimos en línea.


Diana Reyes
Oportunidades Inmobiliarias
http://opinmobiliarias.blogspot.com