Nunca hay que forzar las cosas


Las casas son como las personas, si no las conoce no sabe como son realmente por dentro. Cuando el cliente no quiere entrar a ver la propiedad puede ser por varias razones.

Por lo general, la principal causa es que no corresponde a lo que esta buscando y al llegar se siente decepcionado o sorprendido negativamente por no ser lo que esperaba.

En ese caso, no insista, nunca hay que forzar las cosas, pero tenga siempre preparadas algunas frases que pudieran generarle curiosidad, y desde luego las razones por las que usted pensó que sería una buena opción para él,  y proceda con naturalidad a mostrarle otras propiedades.

Si se trata de una venta directa nada mejor que la honestidad desde un principio, responda a sus preguntas con precisión y sinceridad, y solo concerte citas cuando el prospecto tenga verdadero interés en su propiedad.

Si usted es promotor inmobiliario, con antelación debe hacer su trabajo de prospección durante el cual explorará cuales son las preferencias, necesidades, y presupuesto del prospecto. Cuando tenga su lista con al menos 4 o 5 propiedades a mostrar, concerte la primera cita e inicie el recorrido anticipando siempre a su cliente la principal cualidad de la propiedad a mostrar.

Aproveche para conversar con su cliente, recuerde que mientras más lo conozca usted tendrá mayor posibilidad de ofrecerle lo que él esta buscando y concretar así, buenos negocios.



Diana Reyes 

Oportunidades Inmobiliarias 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario, si deja sus datos, en breve nos pondremos en contacto con usted. Los comentarios spam serán eliminados.